>

Blog Estrella del sur - Chiles Secos y Condimentos

Vaya al Contenido

Aceite de Uva

Chiles Secos y Condimentos
Publicado en Especias · 18 Mayo 2020
El aceite de uva es un producto derivado de la semilla de la uva. Este aceite se obtiene a través del prensado en frío como en otros aceites. El aceite de uva tiene un poder nutritivo bastante alto, es rico en proteínas, minerales y vitaminas.
Además, contiene propiedades muy beneficiosas para el cuidado estético, por lo que es normal conseguir este producto como parte de jabones, cremas, shampoos, lociones, aceites de baño, bálsamos, entre otros.

El aceite de uva proviene de las semillas de esta misma fruta y originalmente se utilizaba para conservar, macerar y preparar carnes a la vinagreta. En la actualidad, su uso se expande mucho más allá y abarca también al área cospetológica.
El aceite de uva también es llamado aceite de pepitas de uva o aceite de semillas de uva.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES

Los beneficios del aceite de uva para la piel son muchos, ya que es un producto rico en vitamina C y E, contiene antioxidantes y demás compuestos que ayudan a combatir diversos problemas.

El aceite de uva ayuda a evitar que los poros de la piel se saturen, por lo que puede también eliminar el acné y tratar la piel grasa sin problemas. Una de las sustancias que contiene el aceite de uva es el ácido linoleico, el cual es un ácido grao que
ayuda a mejorar los tejidos y las membranas celulares de la piel. El aceite de uva también contribuye a la tersidad y suavidad de la piel, ya que ayuda a que se re-tense la humedad en esta y evita la resequedad.

Gracias a su contenido de antioxidantes, el aceite de uva evita los radicales libres de la piel, lo cual contribuye a conservar el colágeno, la elastina y demás propiedades que hacen que la piel se mantenga en buen estado. Asimismo, gracias a la cantidad de vitamina C, el aceite de uva, puede ayudar a aumentar la producción de colágeno, previniendo así la aparición de arrugas. Los antioxidantes del aceite de uva, especialmente los polifenoles, también contribuyen a desinflamar o evitar
hinchazones de la piel.

El aceite de uva es uno de los aceites que contribuye a la pérdida de peso, específicamente a no ganar más peso del que tenemos. Contiene Vitamina E que inhibe o regula la producción de células grasas. El efecto de este no es adelgazante,
pero contribuye a no almacenar más grasa en el organismo, lo cual es beneficioso cuando se sufre de obesidad y se quiere bajar de peso.

Evita el cabello quebradizo, puntas abiertas, cabello maltratado y el frizz. Elimina la caspa, estimula el crecimiento del cabello y reduce su caída. Aumenta el brillo y la fortaleza del cabello.

El aceite de uva podría fortalecer grandes beneficios al organismo humano: desde una reducción del estrés oxidativo ocasionado por ejercicio intenso o enfermedades hasta mejores defensas por impulsar el sistema inmunitario. Sus antioxidantes pueden reducir la poliferación de células cancerosas, algo que podría ser de ayuda para prevenir y/o controlar el cáncer acompañado de otros hábitos, tratamientos o recursos por supuesto.

Puede tener efecto antiinflamatorio ayudando a mejorar la salud metabólica general. También se ve como un alimento para promover el funcionamiento cardiovascular y prevenir patologías asociadas. También podría evitar la oxidación de lípidos en sangre y así ayudar a prevenir la aterosclerosis.

USOS

Este aceite de toque afrutado le convierte en un aceite ideal para ser empleado en frío sobre todo para macerar carnes y preparar vinagretas. Su elevado punto de humeo 216 °C (punto a partir del cual sale humo de la superficie del aceite caliente y que no le hace apto para su consumo) le permite emplearse también como aceite de freír.

Se emplea en cosmética por su alto contenido de ácido linoleico (el mayor de todos los aceites vegetales) para dar suavidad y textura a la piel.

El aceite de pepitas de uva provee vitamina E y una alta concentración de ácido linoleico (76%) y ácido linolénico, ácidos grasos esenciales, también llamados Omega 6 y Omega 3 muy importantes en la síntesis de prostaglandinas, sustancias necesarias para reducir la agregación de las plaquetas de la sangre y para reducir cualquier tipo de inflamación. Omega 6 y Omega 3 no son sintetizados por el organismo humano y es necesario introducirlo en la dieta alimenticia.

Además no contiene colesterol, y por sus componentes ayuda a aumentar el "colesterol bueno" (HDL) y reducir el "colesterol malo" (LDL) y los triglicéridos; siendo así considerado un aliado en la conservación de la salud cardiovascular, en
la prevención de hipertensión, obesidad y diabetes.



Regreso al contenido