>

Blog Estrella del sur - Chiles Secos y Condimentos

Vaya al Contenido

Cómo preparar un mate

Chiles Secos y Condimentos
Publicado en Recetas saludables · 17 Febrero 2020
 
Cómo preparar un mate (Infusión de Yerba Mate)

INGREDIENTES
Yerba mate
Agua fría
Agua caliente, no hirviendo

1.  Consigue un mate de calabaza y una bombilla. Esta bebida se macera y sirve tradicionalmente en un “mate de calabaza” (envase hueco hecho de calabaza) y se bebe a través de un popote de metal llamado “bombilla”. También existen envases de mate hechos de metal, cerámica o madera. También podrías usar una taza común y corriente de té, pero obligatoriamente necesitarás la bombilla. Si vas a usar un mate de calabaza por primera vez, tendrá que ser curado, sino los primeros sorbos podrían ser un poco amargos. El curado quita los tejidos internos suaves de la calabaza y le aporta al interior el sabor del mate. Llena la calabaza con agua hirviendo hasta el borde de metal (o hasta la boca si no tiene ningún borde) y déjalo reposar durante 10 minutos. Luego, raspa suavemente la membrana de la calabaza con una cuchara de metal bajo el agua del grifo (pero no saques el tallo del centro). Por último, pon el envase de calabaza limpia a la luz del sol uno o dos días hasta que esté completamente seco.

2.  Llena el mate de calabaza con la yerba en hebras secas hasta la mitad.

3.  Coloca tu mano en la parte superior del mate de calabaza lleno hasta la mitad y voltéalo. Agita el envase para que salgan las hojas más finas a la parte superior. De esta manera, no ingerirás las hojas más pequeñas con la bombilla.

4.  Pon el mate casi completamente de lado y agítalo hacia atrás y hacia adelante. Ello hará que los tallos más grandes salgan a la superficie, lo cual ayudará a filtrar las hojas finas después. Con cuidado y lentamente, inclina el lado derecho del envase del mate hacia arriba para que la yerba mate se mantenga en una pila a un lado.

5.  Introduce la bombilla al mate de calabaza. Si decides echar agua fría antes o después de introducir la bombilla dependerá de tus preferencias personales o culturales. De cualquier modo, el agua fría ayudará a preservar la integridad del mate. Pon la bombilla en el espacio vacío al lado de la pila, ten cuidado de no alterar su forma. Pon la punta de la bombilla en el fondo y contra la pared, lo más alejada posible de la punta de la pila de yerba. Luego, agrégale agua fría al espacio vacío justo antes de que llegue a la parte superior de la pila y espera a que se absorba. Procura mantener seca la punta de la pila de yerba. También podrás echar agua fría al espacio vacío justo antes de que llegue a la parte superior de la pila y esperar a que se absorba. Con suavidad, dale uniformidad a la pila inclinada, así el mate mantendrá su forma después. Pon la punta de la bombilla al fondo y contra la pared, lo más alejada posible de la punta de pila de yerba.

6.  Vierte agua caliente en el espacio vacío como lo hiciste con el agua fría. Será de suma importancia que utilices agua caliente (70 a 80 °C, 160 a 180 °F), no hirviendo, sino la bebida tendrá un sabor amargo.

7.  Bebe de la bombilla. Los principiantes del mate tienden a mover la bombilla y revolver la yerba. No lo hagas, sino la bombilla se obstruirá y la yerba semeterá en el popote. Tómalo todo cuando te lo den, no tomes un sorbo pequeño y lo devuelvas. Tendrás que oír un sonido similar a cuando tomas gaseosa con un popote. Según la tradición, cuando se está en grupo, la persona encargada de preparar el mate tendrá que ser la primera en verte el agua. Si eres el que va a servir, tómalo hasta que ya no haya agua, luego rellena el envase con agua caliente y pásalo a la siguiente persona, con la misma bombilla. Sigue rellenando el envase mientras vaya pasando (una preparación por persona) hasta que se haya “lavado” (perdido su sabor). Se supone que durará aproximadamente diez preparaciones (según la calidad de la yerba). Podrás mover el montículo al otro lado del envase y rellenarlo más veces para extraer el sabor en su totalidad. Para indicar que ya no quieres más mate, agradécele al “cebador” (el que sirve). Recuerda solo dar gracias después del último mate. Dar las gracias dará a entender que ya no quieres tomar.

8.  Limpia el mate de calabaza (o cualquier otro envase) después de terminar y déjalo secar. Los envases hechos con materiales orgánicos podrían pudrirse y transferirle ese sabor a la bebida.



Regreso al contenido